Día 13 Cuídate del Afán y la Ansiedad / Cuidado del Alma.

En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos Salmo 73:2-3


Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, Para contar todas tus obras. Salmos 73:28

La verdadera paz de Dios viene sobre ti cuando encomiendas al Señor tu camino y esperas en él: “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” Fil. 4:7. Huirá la tristeza, la aflicción, y la angustia, y la paz de Dios guardará y protegerá tu corazón y tu mente de todo dardo de duda e incredulidad. Con Dios podemos vencer la angustia, la ansiedad y todo afán.


El mundo de hoy busca la paz y la tranquilidad, por eso las drogas, los medicamentos, tónicos, clínicas de reposo, etc., pero la verdadera paz el hombre sólo la encuentra en Cristo, y ésta paz sobrepasa nuestro entendimiento, porque aunque las rejas estaban ante los ojos de Pablo (él estaba encarcelado cuando escribe ésta carta a los filipenses), estaba gozoso, tranquilo y más bien aprovecho el momento para evangelizar a los soldados de la cárcel romana donde estaba preso; y por esta seguridad en Dios que puede animar a los que están afuera.


Pablo confió en Dios y finalmente salió libre. Recordemos también que los tres jóvenes amigos de Daniel confiaron en Dios y aunque fueron lanzados al horno de fuego, las llamas no pudieron hacerles daño. Porque la fe en Dios nos libra del enemigo de nuestras almas.

Cristo confió en su Padre celestial y resucitó. Nosotros podemos confiar en nuestro Dios y venceremos, veremos su gloria, porque él lo dijo: “todo aquel que cree en mí, nunca será avergonzado”, esa fe en Dios hace que la paz del cielo inunde el corazón del creyente y avance confiado en su Señor.


Entonces, el requerimiento que jamás debe de dejarse de atender es la vida interior.


Hay muchos caminos y todos podrán llevar a diferentes destinos, más habrá uno que asegurará la Paz y cierta definición que madurará cada día más la espiritualidad del hombre, porque sin el amor, y para decirlo claramente, sin ver a Dios en los demás , sin buscarle, sin conocerle , la vida no es vida es solo perdurar. Y hay una diferencia entre parecer una piedra en el camino y ser caminante, que seguro llegue a su destino.


Reflexión

La paz de Dios es un escudo que guarda nuestra mente, nuestro intelecto, ésta sólo la hallaremos estando en su presencia, fortaleciendo nuestra comunión con él, y cuando permitimos que Dios haga la obra que nosotros no podemos hacer. Depositemos en el Señor todo nuestro corazón, él no nos decepcionará. Por su poder podemos vencer el afán, la angustia y la ansiedad.


Para Orar 1. Tome un momento y haga a Dios la siguiente pregunta: Señor, ¿es el ritmo de mi vida insostenible o apresurada?

2. Pida a Dios que le muestre las áreas de su vida donde está apresurándose en vez de estar presente.

3. Pare lo que está haciendo para sentarse en el espacio tranquilo que Dios está proveyendo y pídale que le llene con Su paz.



18 vistas
Acerca de Nosotros

¡Obedeciendo el llamado del Señor desde 2010 para la Gloria de Dios!

Asistir al mandamiento en Mateo 28:19 acerca de recorrer las naciones para hacer discípulos, compartir las buenas nuevas del evangelio de Jesucristo.
 

Visitanos

Tel. 240-671-3614

 

5101 16th St NW

Washington DC 20011

 

cuerpodecristodc@gmail.com

Suscribete para obtener las últimas noticias del ministerio

© 2023 by HARMONY. Proudly created with Wix.com