Día 19 Levántate y Conquista tus Sueños

Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos. 1 Samuel 17:47


Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. 1Samuel 17:45

Antes de que David se enfrentara a Goliat en 1 Samuel, en realidad tenía que luchar contra otros cuatro gigantes. No eran gigantes físicos, pero eran gigantes en su mente.

Es más probable que tengas que enfrentarte a esos gigantes que a un Goliat, pero pueden ser igual de grandes e intimidantes, y pueden evitar que te conviertas en quien Dios quiere que seas y que cumplas el sueño que Dios ha puesto en tu corazón.


El primer gigante en enfrentar tu sueño es la Impaciencia. Ningún sueño se cumple al instante. Dios te da el sueño un día, pero no lo cumple al día siguiente. Pueden pasar años antes de que veas el cumplimiento de tu sueño de vida. Siempre hay un tiempo de espera.


En el caso de David, su padre lo contuvo del sueño. Después de que Samuel ungió a David como rey, le dijeron a David que volviera a cuidar las ovejas.

Cuando el plan de Dios contradice el plan de otra persona, habrá un retraso y la gente intentará detenerte, a veces incluso las personas que más te quieren. Pero Dios es fiel, y Él completará tu trabajo en ti en tu tiempo.


El segundo gigante al que puedes enfrentar es el desaliento. Goliat creó un clima de miedo en Israel, y todos estaban convencidos de que iban a perder la batalla.


¿Qué gente estás escuchando que dice que no se puede hacer? ¿Quién está dejando de lado tu sueño, diciendo que nunca sucederá?

A veces solo necesitas una voz nueva, un niño del pueblo con ojos nuevos que diga: “Ese hombre no es nada. Podemos derribarlo”.


El tercer gigante que se interpone en tu camino es la desaprobación. En el caso de David, su propio hermano cuestionó sus motivos y desaprobó que él persiguiera a Goliat.


Cuando Dios te da un sueño al que otras personas temen y tú sigues adelante de todos modos, serás mal juzgado, difamado e incomprendido. Tienes que decidir lo que más te importa: la aprobación de otras personas o la aprobación de Dios.


El cuarto gigante al que debes enfrentarte es la duda.

Nadie era más experto en guerra que el rey Saúl, y él le dijo a David que estaba loco por pensar que un niño podía pelear contra un guerrero como Goliat.

Tal vez el experto esté diciendo que tampoco puedes hacerlo. Eso es suficiente para que empieces a dudar de ti mismo.



Reflexione sobre esto:

¿Qué has aprendido sobre ti y sobre Dios cuando un sueño se ha retrasado?

¿Qué voces de desaliento te han detenido?

¿Qué voces necesitas escuchar?

¿Cuál de las promesas de Dios en su Palabra puedes usar para animarte cuando comienzas a dudar de ti mismo o de tu sueño?


Para Orar

* Ore regularmente que usted mismo sea sanado, como dice Santiago 5 “por dentro y por fuera”.

* Ore que el Señor lo haga sensible espiritualmente con todos los que conozca.

*Ore por sabiduria y llenura del Espiritu Santo.



16 vistas
Acerca de Nosotros

¡Obedeciendo el llamado del Señor desde 2010 para la Gloria de Dios!

Asistir al mandamiento en Mateo 28:19 acerca de recorrer las naciones para hacer discípulos, compartir las buenas nuevas del evangelio de Jesucristo.
 

Visitanos

Tel. 240-671-3614

 

5101 16th St NW

Washington DC 20011

 

cuerpodecristodc@gmail.com

Suscribete para obtener las últimas noticias del ministerio

© 2023 by HARMONY. Proudly created with Wix.com